Noticias

aguila pescadora

 

Por cuarto año consecutivo Urdaibai Bird Center (Sociedad de Ciencias Aranzadi) con la colaboración de la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno Vasco pone en marcha el proyecto de recuperación del Águila pescadora en Urdaibai.

Este fin de semana se han recibido en Urdaibai doce nuevas crías de Águila pescadora de unas cinco semanas de edad como parte del programa de recuperación de la especie que Urdaibai Bird Center (Sociedad de Ciencias Aranzadi) desarrolla desde el año 2013. Estas nuevas águilas forman parte del total de 60 ejemplares que el Gobierno de Escocia se comprometió a donar en cinco años (2013-2017) mediante un acuerdo de colaboración con la Diputación Foral de Bizkaia. Como en años precedentes, las crías provienen también de nidos situados en Moray y en las Tierras Altas de Escocia, país que alberga unas 300 parejas reproductoras, lo que permite a sus autoridades la donación de ejemplares sin poner en peligro dicha población.

 

aguilas preparadas

 

La extracción del nido de los polluelos de águila pescadora y su transporte hasta Urdaibai es una operación extremadamente delicada que ha requerido una planificación exquisita y la participación de personal altamente cualificado. Así, resulta vital el conocimiento pormenorizado del grado de desarrollo y la cantidad de polluelos en cada nido para poder sincronizar en unos pocos días la extracción y coordinarla con el transporte aéreo. 

Una vez extraídas de sus nidos, las crías se han concentrado en la sede de la Highland Foundation for Wildlife hasta obtener la docena de ejemplares autorizado por la licencia emitida por las autoridades escocesas, doce ejemplares para este año 2016.

 

IMG-20160712-WA0000

 

Así mismo este lunes recibimos la visita de Ben Ross y Fiona Strachan miembros del "Scottish Natural Heritage" que se acercaron hasta el Urdaibai Bird Center y hasta las instalaciones del proyecto del águila pescadora para conocer in situ el estado del proyecto que se está llevando conjuntamente con el Gobierno de Escocia. 

Allí, han pasado la inspección del servicio veterinario y han sido alimentados cada poco tiempo hasta su transporte a Aberdeen, desde donde fueron enviados a Madrid vía Londres. Gran parte del viaje las águilas han sido asistidas por un técnico colaborador del Urdaibai Bird Center desplazado expresamente hasta Escocia para ayudar en la coordinación de la operación y alimentar a los polluelos antes de partir de Aberdeen y nada más arribar a Barajas. Desde Madrid una furgoneta de la Diputación Foral de Bizkaia ha sido la encargada de transportarlos a Urdaibai, hasta completar las 24 horas de viaje. Una vez allí, y tras realizarse las medidas morfológicas oportunas y tomarse muestras de pluma para su posterior sexado mediante análisis genético, los polluelos han quedado introducidos en los nidos artificiales en donde serán mantenidos por los técnicos del Urdaibai Bird Center hasta su total desarrollo y abandono del nido, aproximadamente a principios de agosto.

 

torre aclimatacion

 

Una vez libres, los técnicos del Urdaibai Bird Center seguirán alimentándolos depositando peces en puntos concretos de la marisma a donde las inexpertas águilas acudirán puntualmente, tal y como lo harían de forma natural, hasta independizarse e iniciar el viaje migratorio a la zona de invernada, situada casi invariablemente en el África subsahariana, en los países en torno al golfo de Guinea. Aquellos ejemplares que sean capaces de soslayar los numerosos peligros de la migración y sean eficientes en la pesca sobrevivirán para retornar, buscar pareja y asentar un territorio que permita su reproducción en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, el objetivo prioritario del proyecto de recuperación de la especie. 

El año pasado se produjeron los primeros retornos: tres machos que volvieron a Urdaibai y un tercer ejemplar macho que se observó en la costa asturiana. Este año, a día de hoy se han observado dos de estos ejemplares en Urdaibai. Uno de estos machos, de nombre Roy, se ha asentado en Urdaibai y resulta frecuente su observación en las marismas frente al Urdaibai Bird Center. El otro, denominado Livingston, deambula por la costa y últimamente ha sido detectado en una reserva natural de Las Landas. Ahora lo que es necesario es que se produzca el retorno de una hembra de modo que se forme una primera pareja que inicie la recolonización de los humedales vascos. En este sentido, el personal del Urdaibai Bird Center y de la Sociedad de Ciencias Aranzadi se muestra muy esperanzado de que la deseada reproducción de esta espectacular y emblemática rapaz sea una realidad en muy pocos años, un acontecimiento sin duda muy positivo de cara al ecoturismo y la educación ambiental.